Hay lápices clavados en nuestra historia

Desde las organizaciones políticas y sociales que seguimos luchando por una sociedad más justa, dónde la democracia permita el derecho a la protesta y no la criminalice, dónde el acceso a la educación sea universal y dónde el Estado sea un garante de los derechos humanos, queremos recordar, una vez más, a esos jóvenes que fueron torturados y asesinados por no bajar sus banderas 40 años atrás. Hoy más que nunca, los queremos vivos en la memoria. Esos pibes y pibas menores de 18 años (edad que algunos consideran que son demasiado jóvenes para votar y elegir) fueron lo suficientemente grandes, y en todo el sentido de la palabra, para morir por sus derechos.

Lejana parece ya la idea de que un Estado pueda quitarle la vida a un adolescente, casi niño, por un boleto estudiantil. Parecía casi imposible pensar hace unos años atrás, después de las políticas de reparación histórica de un Estado con memoria, verdad y justicia, que pudieran volver a gobernar las ideas de los genocidas. Pero nuestros errores se repiten inexorablemente.

Hoy padecemos, una vez más, la forma más cruda e inhumana de criminalización de la protesta. La represión. El ataque a trabajadores, estudiantes, e incluso niños. Y parece mentira que nuestra sociedad no haya aprendido de los momentos más oscuros de nuestro pasado y siga avalando hoy estos arrebatos. Es inadmisible que con nuestro silencio seamos cómplices de ésta derrota cultural.

Es por eso que volvemos a hablar y llamar a la reflexión. Volvemos a desenredar los hilos de nuestra historia para mostrarle a la ciudadanía que éste no es el camino.Que ya hemos habitado antes la indiferencia frente al avance de la derecha y el resultado fue la sangre de nuestros hermanos. Que el hambre, el desempleo, el vaciamiento de la educación pública y el ajuste, sólo se pueden revertir con el pueblo en la alle y organizado. Por eso no podemos permitir que repriman y censuren nuestra única herramienta de lucha.

Por esos pibes que perdieron la vida en 1976 y en memoria de su coraje, decimos NUNCA MÁS. Y también decimos PRESENTE en cada batalla social que tengamos que dar, junto a los nuestros, junto al pueblo, junto a cada estudiante, trabajador, niño o anciano que vea amenazados sus derechos.

Corriente de la militancia- Partido Solidario Firmat- Nuevo Encuentro- Movimiento Evita Firmat- Movimiento Nacional Alfonsinista

noche-de-los-lapices

Categorías